«Un lugar de placer curativo para el alma» Biblioteca de Tebas

Lo de hoy...

Escritoras de la lista de Rory Gilmore

Existe una famosa lista de 338 libros que sale leyendo Rory Gilmore en la serie de Gilmore Girls , una serie de los 2000's que se ha co...

31 agosto 2020

¿Por qué me gustan los libros?


[ No es lo mismo que leer los libros de la escuela y sin embargo, aprendes, de otra manera no aprendes (…) Esos libros lo que hacen es crear una «educación sentimental». No sirven para hacerte profesionista o ingeniero o médico. Los libros sirven para hacerte mejor persona. Para que seas lo que quieres ser, pero humano. Y humano es el que piensa por sí mismo, el que se enoja ante las injusticias, el que celebra que se salve el niño en la inundación, el que cree firmemente en lo que cree, el que tiene sueños, el que puede enamorarse perdidamente, a pesar de no tener ni siquiera, todavía, trece años (…) Tabla para el náufrago, escudo para el bueno y horca para el ruin, paraguas para el sol y la lluvia, capote de torero, ladrillo que hace paredes que hace casas que hace ciudades que hace mundos. El libro es jardín que se puede llevar en el bolsillo, nave espacial que viaja en la mochila, arma para enfrentar las mejores batallas y afrentar a los peores enemigos, semilla de libertad, pañuelo para las lágrimas. El libro es cama mullida y cama de clavos, el libro te obliga a pensar, a sonreír, a llorar, a enojarte ante lo injusto y aplaudir la venganza de los justos. El libro es comida, techo, asiento, ropa que arropa boa que besa mi boca. Lugar que contiene al universo. ]

– Benito Taibo, Persona normal.

[ Cada libro, cada tomo que ves, tiene alma. El alma de quien lo escribió y el alma de quienes lo leyeron y viajaron y soñaron con él. Cada vez que un libro cambia de manos, cada vez que alguien desliza la mirada por sus páginas, su espíritu crece y se hace fuerte. ]
– Carlos Ruiz Zafón, La sombra del viento.

[ Los libros y las palabras no sólo comenzaron a tener algún significado, si no que lo significaban todo. ]

– Markus Zusak, La ladrona de libros.